Inicialmente la energía solar fotovoltaica apareció en la industria aeroespacial, donde se convirtió en el medio más fiable para suministrar energía eléctrica en los vehículos espaciales. Desde entonces, ha desarrollado un gran número de aplicaciones terrestres.
La producción industrial a gran escala de paneles fotovoltaicos comenzó en la década de los 80.
Para comprender la importancia de la posibilidad del uso de energía solar fotovoltaicas en distintos ámbitos se debe tener en cuenta que aproximadamente una cuarta parte de la población mundial todavía no tiene acceso a la energía eléctrica. Así, entre sus múltiples usos se pueden destacar:
  • Centrales conectadas a red para suministro eléctrico.
  • Sistemas de autoconsumo fotovoltaico (El autoconsumo fotovoltaico hace referencia a la producción individual de electricidad para el propio consumo, a través de paneles solares fotovoltaicos. Esta práctica puede ser llevada a cabo por individuos, familias, empresas, centros públicos, etc., siempre y cuando la electricidad producida solo la utilicen los mismos.)
  • Electrificacion de pueblos en áreas remotas.
  • Suministro eléctrico de instalaciones médicas en áreas rurales.
  • Corriente eléctrica para viviendas aisladas de la red eléctrica.
  • Sistemas de comunicación de emergencia.
  • Estaciones repetidoras de microondas y radio.
  • Sistemas de vigilancia de datos ambientales y de calidad del agua.
  • Faros, boyas y balizas de navegación marítima.
  • Bombeo para sistemas de riego, agua potable en áreas rurales y abrevaderos para el ganado.
  • Balizamiento para protección aeronáutica.
  • Sistemas de protección catódica.
  • Sistemas de desalinización.
  • Vehículos de recreo.
  • Señalización ferroviaria.
  • Sistemas de carga para los acumuladores de barcos.
  • Postes de SOS(Teléfonos de emergencia en carretera).
  • Parquímetros.
  • Recarga de vehículos eléctricos.




energia-solar-coche-alimentado.jpg


o_casa-solar.jpg